Back to Sport ! 10 consejos para una mejor vuelta al deporte 

 

 

  1. Elige tu "deporte - placer"

El problema no es comenzar un deporte, es continuar con él! Para evitar arranques intensivos que de repente se detienen después de unas cuantas sesiones, tómese su tiempo para definir sus metas y saber qué actividad le gusta realmente. La elección de un deporte que le motive es la clave de un entrenamiento sostenible. Así que no dude en probar varias actividades antes de matricularse. Las asociaciones y las salas de fitness ofrecen generalmente una sesión introductoria gratuita ;-)

  1. ¡Compras antes del deporte!

Quemar calorías, sí, pero sin perder la dignidad! Salir del anticuado jogging y tenis del domingo! La palabra maestra: ¡placer! Por lo tanto, no dude en ofrecerse el traje completo soñado y adaptado: ropa cómoda, accesorios indispensables ... ¡Todo para motivarse! Por otra parte, esta inversión preliminar es probable que le haga querer rentabilizarla, ¿verdad?

  1. ¡No queme los pasos, sino las calorías!

Piense en la liebre y la tortuga. Objetivos demasiado ambiciosos le harán desencantarse: baja de moral, articulaciones dolorosas, calambres musculares ... ¡Y nos damos de baja del gimnasio! Entonces no, no alcanzará el Everest en el primer día, pero cada colina, una calle empinada o una escalera le acercarán a su objetivo: ser un deportista destacado. Comience con ejercicios simples y aumente gradualmente la duración o las repeticiones.

  1. Calentar siempre e hidratarse

¡No hay nada mejor para evitar los calambres musculares! ¡El calentamiento no es una pérdida de tiempo! No dude en seguir pequeños programas de calentamiento y sobretodo en preparar las partes del cuerpo más utilizadas durante el ejercicio. La hidratación es tampoco es negociable: antes, durante y después del ejercicio, mejora la recuperación y limita las lesiones. En lugar de beber agua, es aconsejable tomar una bebida isotónica, para preservar los recursos musculares. Abs ha creado una bebida que ayuda a restaurar las reservas de agua, glucosa y electrolitos: Spirulina isotonica.

  1. Cambie su rutina

La primera sesión de entrenamiento es desafiante pero emocionante, mientras que la decimoquinta... ¡Tal vez un poco menos! Para que el ejercicio no se convierta en algo aburrido, en una penitencia, ¡amenice su rutina! Cambie su lugar de entrenamiento, sesión o ejercicio, o simplemente intente otra disciplina.

  1. ¡El deporte es mejor en grupo!

¡Motivese motivándolos! Pídale a su mujer, amigos o familia que participen en sus actividades. Hay muchas actividades agradables para hacer en grupo: un partido de fútbol con amigos, un paseo familiar en bicicleta o un día de kayak en pareja. Compartir estos momentos con su entorno le producirá satisfacción y le animará a repetir.

  1. Adaptar la alimentación

Un cuerpo firme, musculado, tonificado, en forma, y a menudo con unos cuantos kilos menos: ¡gracias deporte! Más allá de estos resultados visibles, seguramente ganará en resistencia. Todos estos resultados alegran y motivan al deportista. ¿Por qué no aumentar estos resultados con una dieta adecuada? Una dieta equilibrada aportará todos los elementos necesarios a su metabolismo y le hará ganar en eficiencia y energía.

  1. Atrévase con la suplementación

Además de una dieta sana y equilibrada, los complementos alimenticios serán sus mejores aliados. Las proteínas, los aminoácidos y los antioxidantes le ayudan a ser más eficiente y a protegerse de los bajones gracias a un montón de oligoelementos, vitaminas y minerales. Por ejemplo, sustituya el bocadillo por un batido de proteína frambuesa. Esta delicadeza permite una mejor recuperación muscular y su contenido en fibra aumentará efectivamente su sensación de saciedad.

  1. Después del deporte, ¡estire!

Ha sudado, está feliz, pero agotado ... Bueno, ¡no ha terminado todavía! Al igual que el calentamiento, ¡el estiramiento no es opcional! Es indispensable para una buena recuperación y le ayudará a no sufrir después del entrenamiento. Si su tiempo es limitado, céntrese en las partes más utilizadas durante la sesión de entrenamiento.

  1. ¡Tómese un descanso!

No sea categórico o demasiado firme con usted mismo. Permítase descansar y cuidar de sí mismo. Es importante tomar unos días para descansar y permitir que su cuerpo se recupere. De vacaciones, ¡deje espacio para la relajación y haga una pausa en su rutina deportiva! Disfrute, camine, haga senderismo o turismo, haga unos cuantos largos cada mañana en la piscina del camping. ¡Las opciones son infinitas!